Al Aire
Programación Musical
con La Máxima
A continuación
Programación Musical
con La Máxima
L-D 12am - 6am

Escasez para la liga femenina

Las jugadoras han mostrado su descontento y tienen fundamentos.

La Liga femenina de fútbol profesional volverá a ser un torneo corto, de un par de meses, como lo fue el año pasado y el antepasado. Razón por la cual las jugadoras han sentido la desigualdad de género. Entre sus peticiones está el tener, al menos, un contrato laboral a un año. Causa impulsada por el movimiento universal de equidad de género.

Los respaldos y solidaridad no se han hecho esperar y los críticos de los directivos de la Federación de Fútbol y los equipos afirman que esta es otra muestra de corrupción, negligencia y machismo, y la asociación de futbolistas (Acolfutpro) cierra filas con sus afiliadas.

Al legítimo reclamo por la corta duración del torneo (previsto del 18 de julio a las primeras semanas de septiembre) se contrapone la falta de plata para hacer una Liga anual robusta. “Prefiero tener una Liga femenina con limitaciones a no tenerla”, dijo el presidente de la Dimayor, Fernando Jaramillo.

Se calcula que para mantener una competencia de 10 meses de fútbol femenino se requieren más de 30.000 millones de pesos que los clubes que conforman la Dimayor (los 35 de la A y la B) no tienen. Y el aporte del Ministerio del Deporte resulta insuficiente. Antes del coronavirus, el informe financiero presentado por la Superintendencia de Sociedades mostró que los equipos aumentaron sus pérdidas y la mayoría de los otros indicadores contenidos en el estudio apuntaban para abajo y tenían números rojos, sumando la situación actual con la pandemia los presupuestos han disminuido aún más.

A pesar de la solidaridad alrededor de las futbolistas, es evidente que el fútbol femenino no es un producto de beneficencia y que necesita del serio apoyo de empresas privadas para patrocinarlo.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *