Los derechos de formación del defensor central le significarán un dinero a los azucareros.